Cómo será plan de pagos para deudas anteriores al 30 de junio

Por Ricardo H. Ferraro

Pocos días atrás, Ámbito Financiero adelantó que la AFIP dictaría un nuevo plan de facilidades de pago que permitirá regularizar a los contribuyentes sus deudas fiscales. La norma que así lo dispone es de inminente publicación y comprenderá a las obligaciones impositivas y de la seguridad social, no las aduaneras, vencidas al 30 de junio de este año, incluyendo retenciones y percepciones.

Así, las obligaciones no ingresadas por los pagos que vencieron durante el mes de junio -cuyas presentaciones fueron sucesivamente prorrogados hasta el 27/7/18- quedarían comprendidas en el nuevo régimen de facilidades.

Sin embargo, más que lo que se permite regularizar interesa lo que no se podrá normalizar y que implicará el ingreso total y al contado de ciertas obligaciones.

Más allá que como es habitual no podrán acceder quienes se encuentren procesados por delitos contemplados en el Código Aduanero o en las distintas leyes Penal Tributaria, entre otros, tampoco podrán acogerse los contribuyentes que adeuden anticipos o pagos a cuenta, los aportes y contribuciones destinados a obras sociales, las cuotas de las ART, los aportes y contribuciones para el Renatre O Renatea (ambos del sector agropecuario), los impuestos sobre los Combustibles y al Dióxido de Carbono y el Fondo Hídrico de Infraestructura.

Límites por IVA

Pero tampoco podrán adherirse los responsables del Impuesto al Valor Agregado por obligaciones derivadas de importaciones de servicio, de las prestaciones de servicios digitales, ni los servicios prestados en el país por sujetos que residen en el exterior aunque lo solicite el responsable sustituto, ni el IVA liquidado por las Pymes (reconocidas como tales ante la AFIP) dentro del esquema de pago trimestral o “90 días”. Este último punto puede generar más de un reclamo, porque una vez que transcurrió el primer trimestre, que es donde se notó el beneficio, la rueda de pagos al Fisco vuelve a ser sucesivamente mensual y el sector lo que demanda es más oxígeno financiero.

El otorgamiento de cuotas y el porcentaje de pago a cuenta quedan atados al Sistema de Perfil de Riesgo (SIPER), que se basa en los incumplimientos esencialmente. Precisamente, las categorías más altas (A,B o C) deberán ingresar un 5% de pago a cuenta del plan, mientras que las de riesgo más alto (D, E y los no categorizados) deberán ingresar un 10%. El tema pasa porque en general el motivo de los peor calificados es la falta de liquidez para el pago de los impuestos, no obstante deberán hacer el mayor esfuerzo inicial para adherir a las facilidades. Las cuotas no podrán ser menores a $ 1.000.

La tasa de interés de financiación depende de la categorización del contribuyentes y si está o no en el Registro Pymes. Y a la par, según la cantidad de cuotas obtenidas o a las pueda acceder y el tipo de obligación incorporada al plan.

A los efectos de la solicitud, el contribuyente debe contar con domicilio fiscal electrónico, que será obligatorio, e informar un teléfono celular.

Debe tenerse en cuenta que se podrán incluir deudas en discusión administrativa, contencioso-administrativa o judicial.

Sobre Claudio Clau 28 Artículos
La actualidad tributaria y previsional analizada a fondo para su aplicación práctica. Anticípese

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*